variedades autóctonas de aceituna Andalucía cultivo de olivar aceite de oliva virgen extra picual hojiblanca picuda manzanilla sevillana lechín de granada lechín de Sevilla AOVE La Comunal

Nuestro oro líquido: Variedades autóctonas de aceituna de Andalucía

A la hora de hablar del cultivo del olivar, y de la tradición y maestría que hay detrás de la elaboración de un Aceite de Oliva Virgen Extra, resulta indispensable destacar la estrechísima relación de este producto agroalimentario con Andalucía.

Para poder hacerse una idea de lo que implica la comunidad autónoma andaluza en cuanto a su importancia en el sector oleícola a nivel nacional y en términos globales, basta con reflexionar sobre el hecho de que el 80% de la producción española de aceite de oliva y cerca de un 40% de su producción mundial tiene su origen en el territorio andaluz.

Pero el impresionante peso de Andalucía en relación al cultivo del olivo no solo tiene su justificación en términos cuantitativos, ya que el olivar andaluz también destaca por su extraordinaria diversidad, tal y como se refleja en sus distintas variedades autóctonas.

Siendo conscientes de que sería prácticamente imposible recoger en un solo repaso las distintas variedades autóctonas de aceituna que se cultivan a día de hoy en Andalucía, y una vez que en anterior publicaciones hemos profundizado en las variedades locales más representativas de Aragón y Cataluña, Navarra y La Rioja, la Comunidad Valenciana o Castilla-La Mancha y la Comunidad de Madrid, sí que consideramos necesario exponer a continuación los aspectos diferenciales más destacados de las variedades autóctonas con una mayor presencia en este territorio, comprometiéndonos a completar esta información como es debido en una futura publicación en este blog.

 

Picual

 

La variedad picual se cultiva desde tiempos inmemoriales en las provincias de Jaén, Córdoba y Granada, si bien su cultivo se ha extendido de forma exponencial a otras comunidades autónomas, principalmente por la personalidad y fortaleza que aporta a la elaboración de Aceite de Oliva Virgen Extra, marcadas por un regusto amargo sumamente característico.

Es, sin lugar a dudas, uno de los máximos emblemas del sector oleícola nacional y de nuestro sector oleícola andaluz, tal y como se refleja en su liderazgo en cuanto a superficie cultivada, por encima de las 900.000 hectáreas en el conjunto de nuestra geografía.

 

Hojiblanca

 

La variedad hojiblanca tiene su origen en la provincia de Córdoba, concretamente en el municipio de Lucena, aunque se ha ido expandiendo inicialmente a tierras malagueñas y progresivamente a otros territorios de cultivo, hasta alcanzar, a día de hoy, la tercera posición en lo que se refiere a superficie cultivada en nuestro país.

Los aceites de oliva virgen extra elaborados a partir de esta variedad autóctona andaluza se caracterizan por el equilibrio entre la sutileza de sus notas dulces y amargas, y el contraste de estas con los matices picantes que aparecen en boca de una forma muy localizada.

 

Picuda

 

Al igual que la hojiblanca, la variedad autóctona picuda es originaria de Andalucía Central, donde se concentra actualmente casi la totalidad de sus 35.000 hectáreas cultivadas.

Es una variedad de aceituna que destaca por las intensas notas aromáticas y matices frutados que aporta en la elaboración de Aceite de Oliva Virgen Extra, dando lugar a un AOVE notablemente equilibrado, fresco y sutil en boca.

 

Manzanilla sevillana

 

Esta variedad autóctona andaluza goza de un doble protagonismo gastronómico, gracias a su reconocimiento como aceituna de mesa y para la elaboración de aceites de oliva virgen extra de contrastada calidad.

Los AOVE elaborados con la variedad de aceituna manzanilla sevillana destacan por la ligereza de sus matices amargos y picantes, así como por la marcada presencia de notas aromáticas muy agradables.

 

Lechín de Sevilla

 

Se trata de una variedad autóctona con una fuerte presencia en Andalucía Occidental, y sobre todo en las provincias de Sevilla y Cádiz, si bien se está extendiendo de forma progresiva a otras zonas del territorio, como son Málaga o Córdoba.

El secreto de su éxito e interés comercial reside en la calidad de las propiedades organolépticas que aporta al Aceite de Oliva Virgen Extra, entre las que destacan sus matices verdes y muy frutados, y el equilibrio de sus notas picantes y amargas.

 

Lechín de Granada

 

Aunque el hecho de compartir nombre con la variedad autóctona anterior puede generar cierta confusión en cuanto a sus características organolépticas, la variedad Lechín de Granada se caracteriza, a diferencia de la anterior, por sus características notas dulces en boca, hasta el punto de contar con una más que merecida notoriedad a nivel gastronómico.

Si bien se trata de una variedad autóctona originaria de tierras granadinas, su atractivo y demanda ha desembocado en su expansión a territorios limítrofes dentro y fuera de Andalucía, como son las provincias de Almería y Albacete o la Región de Murcia.