Arbequina

Mostrando 1–12 de 44 resultados

¿Qué es el aceite arbequina y qué caracteriza a este AOVE tan especial?

El aceite arbequina es un AOVE que debe su nombre a la variedad de aceituna de la cual procede y que destaca por su ligereza, siendo un aceite de oliva dulce y aromático de gran acogida entre los paladares menos habituados. No se perciben picor ni amargor alguno al probarlo, pues sus matices son más bien afrutados. En La Comunal disponemos de aceites arbequina intensos, con olor a menta, manzana, hierba verde, alcachofa fresca, almendras…

En cuanto a su composición química, el aceite de oliva virgen arbequina cuenta con un alto porcentaje de ácido oleico, lo que le confiere un interesante efecto regulador del colesterol (LDL y HDL).

Usos del aceite de oliva Arbequina

Es el acompañante ideal de ensaladas, tostadas y cualquier comida que requiera aliño. Más allá de estos usos, combina con cremas, arroces, mayonesas y es frecuentemente utilizado en algunas recetas de repostería como los bizcochos.

Este AOVE es adecuado para el consumo infantil y para las personas con el colesterol alto. Es tan delicado como su sabor, por lo que debe ser conservado adecuadamente a fin de mantener sus propiedades, tan beneficiosas para la salud. De hecho, algunas presentaciones de aceite arbequina en nuestra tienda online de AOVE incluyen una etiqueta que cambia de color si la temperatura no es la correcta para su conservación.

Cultivo de la variedad de aceituna Arbequina

A pesar de su pequeño tamaño, las aceitunas arbequinas tienen un alto porcentaje de aceite, consecuencia de su baja relación pulpa/hueso. Presentan tonos verdes y amarillos hasta su maduración.

Se trata de una variedad de aceituna que muestra excelentes resultados de producción tanto en plantaciones tradicionales como en plantaciones intensivas, resultando en un aceite de muy buena calidad.

Original de Cataluña, ahora extendido por toda España

La variedad de aceituna arbequina procede de Palestina y fue introducida en España en el siglo XVII por el Duque de Medinaceli, que la cultivó en Lérida. Tomó su nombre de la localidad de Arbeca, donde se encontraba el castillo, extendiéndose con el tiempo al resto de la península. Allí se la nombró de diversas maneras: aceituna u oliva del Manglot, aceituna de Arbel, Arbequí o Arbequín entre otras.

Hoy en día, el aceite arbequina está muy extendido, produciéndose tanto en Cataluña como en otras comunidades autónomas gracias a su facilidad de adaptación.

CERRAR

FILTRAR POR:

Formato
Precio
X
Mi cesta cerrar