oleoturismo

¿En qué consiste el oleoturismo?

Tras confirmar que más del 53% de la población está inmunizada contra el coronavirus y que casi el 70% ya ha recibido una primera dosis, España se posiciona como el país con mayor porcentaje de ciudadanos vacunados.

De ahí que, en este nuevo contexto sanitario, el turismo nacional vuelva a coger parte del impulso que perdió como consecuencia de la pandemia. Si estás barajando organizar unas vacaciones diferentes y más enfocadas al entorno rural o la naturaleza, el oleoturismo es la alternativa que estabas buscando sin saberlo.

Como su propio nombre indica, el oleoturismo es el conjunto de actividades de ocio y divulgación que giran en torno al universo del aceite. Teniendo en cuenta que España es de largo el país con mayor número de hectáreas dedicadas al olivar del mundo, el oleoturismo se perfila como una opción cada vez más atractiva tanto para los ciudadanos locales como para el turista internacional.

De hecho, una investigación realizada por la Universidad de Córdoba ratifica que el turismo gastronómico, ámbito en el que se incluye la divulgación del sector olivarero, es uno de los que mayor crecimiento han experimentado en la última década. El perfil del turista medio interesado en este tipo de alternativa vacacional es, según el mismo estudio, un ciudadano varón de 45 años, procedente del entorno urbano.

¿Qué actividades engloba el oleoturismo?

Dentro del término oleoturismo se incluye un amplio número de actividades: catas, visitas guiadas a almazaras, sumergirte en el proceso productivo, o tours gastronómicos que ofrecen la posibilidad de conocer tanto el entorno como su oferta gastronómicas.

Visitas guiadas a la almazara

Conocer cómo es de cerca la realidad cotidiana que se vive día a día en el molino donde se obtiene el aceite es sin duda una experiencia a medio camino entre la divulgación y el entretenimiento. En términos generales, las visitas guiadas a este espacio incluyen, además de explicaciones de los propios almazareros, el contacto directo con los elementos que intervienen en el proceso de fabricación del aceite.

Tours por los olivares

Otra de las opciones más atractivas dentro del oleoturismo es, sin duda, realizar un tour por los campos de olivos. Sumergirte de lleno en el entorno rural donde transcurre diariamente el trabajo de los olivareros es una experiencia especialmente llamativa para aquellas personas acostumbradas a vivir y relacionarse en espacios urbanos durante el resto del año.

En esta línea, desde Oleoturismo Jaén han diseñado tours de este tipo con el objetivo de promocionar la gran diversidad paisajística y cultural que confiere el olivar a esta región. Con un precio medio de 30 euros por día, puedes reservar un tour por los campos jienenses que incluye visita al olivar y recolección de la aceituna, visita a la almazara, degustación guiada de aceites de oliva y llevarte como regalo una botella de Aceite de Oliva Virgen Extra.

Experiencias gastronómicas y catas

Como no podía ser de otra forma teniendo en cuenta que estamos hablando de aceite, las catas o degustaciones son un pilar básico dentro de este tipo de turismo. Siguiendo con la referencia de Oleoturismo Jaén, los interesados en el mundo oleícola pueden aprovechar la visita a la almazara para aprender a diferenciar en boca los matices sensoriales de los aceites de oliva obtenidos.

El oleoturismo: una opción compatible con las medidas sanitarias de la Covid-19

Después de año y medio de pandemia y a pesar de que el ritmo de vacunación invita al optimismo, las medidas preventivas para minimizar la transmisión del virus siguen vigentes.

Así, y al igual que sucede en otros ámbitos del sector, las actividades implicadas en el oleoturismo se llevan a cabo teniendo en cuenta el uso obligatorio de mascarilla y manteniendo una correcta higiene de manos y superficies comunes.

Igualmente, al transcurrir gran parte de las actividades en espacios abiertos como los propios campos de olivos o en instalaciones muy amplias como las almazaras, la seguridad está garantizada.