Aceite de Oliva Virgen Extra AOVE conservar mejor consejos conservación La Comunal

Consejos básicos para garantizar la mejor conservación de tu Aceite de Oliva Virgen Extra

Entre las múltiples características y propiedades diferenciales del Aceite de Oliva Virgen Extra, una de las que quizás es menos conocida, pero que lo convierte en un producto con un notable valor añadido reside en su durabilidad, ya que sus propiedades organolépticas y saludables se mantienen prácticamente intactas durante un tiempo más que considerable desde su elaboración y embotellado, pudiendo superar fácilmente los doce meses.

Sin embargo, como cualquier otro alimento o producto agroalimentario, será preciso prestar atención a aquellos aspectos que permitan cuidarlo al máximo durante su almacenamiento y utilización, con el fin de evitar aquellas prácticas que, por desconocimiento o descuido, puedan acelerar involuntariamente su deterioro.

A partir de esta reflexión, desde La Comunal hoy queremos detenernos en esta cuestión, ofreciéndote a continuación un repaso de aquellos consejos y trucos básicos que pueden contribuir a conservar de la mejor forma posible tu Aceite de Oliva Virgen Extra, favoreciendo así el mantenimiento de todas sus propiedades durante más tiempo:

  • En primer lugar, es necesario partir de la premisa de que la conservación ideal del AOVE será aquella en la que su envase evite lo más posible su contacto directo con el aire y con fuentes de luz intensa, tanto solar como artificial.
  • Por eso, antes de realizar tu compra de Aceite de Oliva Virgen Extra, será conveniente que supervises que este se comercializa en un envase adecuado, concebido para incrementar al máximo su conservación óptima.
  • Así, lo más recomendable es que el AOVE que deseas comprar se comercialice en un envase fabricado a partir de materiales que no impliquen un riesgo de distorsión de sus propiedades organolépticas y, al mismo tiempo, eviten o reduzcan lo más posible el contacto directo del Aceite de Oliva Virgen Extra con la luz exterior, como son las botellas de cerámica y vidrio oscuro u opaco, o los envases de lata o PET oscuro.
  • En este sentido, también será sumamente importante que trates de mantener tu AOVE en su envase original, diseñado específicamente para favorecer su conservación, en lugar de emplear una aceitera rellenable. Si bien esta práctica puede resultarte en principio más cómoda, puede afectar negativamente a su conservación y calidad, a causa tanto de su material de fabricación como por el hecho de que pueda ir acumulando residuos procedentes de rellenados anteriores.
  • Para finalizar, y más allá de los consejos anteriores, ten presente que las altas temperaturas son otro elemento muy a tener en cuenta en relación a la conservación óptima de tu Aceite de Oliva Virgen Extra. En la medida en que almacenes tu AOVE en un lugar fresco y con una adecuada ventilación, y no lo mantengas cerca de tus fogones más tiempo del necesario, estarás contribuyendo a garantizar su conservación en las mejores condiciones posibles.