mujeres en la oliva

Las mujeres en el sector olivarero

Aprovechando el Día Internacional de la Mujer, que se celebra cada 8 de marzo, queremos reivindicar el papel de las mujeres en el sector agrícola, especialmente en el sector olivarero. La mujer siempre ha estado presente en el mundo de la oliva a pesar de tratarse de un sector altamente masculinizado: se estima que en torno al 20% de titulares jefes de explotación son mujeres.

La mujer en el sector olivarero a lo largo de la historia

Desde siempre, las mujeres han tenido una notable presencia en el olivar, ya que conformaban muchas de las cuadrillas que se encargaban de recoger las aceitunas del suelo, uno de los trabajos más importantes: las mujeres limpiaban mejor las aceitunas, por lo que estas llegaban perfectas a las fábricas de aceite. Debían estar respaldadas por un hombre, es decir, debían ir acompañadas de un varón, que bien podía ser su marido, su hermano, su novio… Esto justifica la presencia de la mujer en el sector: se les decía que, si no iban acompañadas de un hombre, no podían ser contratadas, ya que no tenían la misma fuerza física —aunque se ha demostrado en sucesivas ocasiones que esto no era cierto—. El trabajo que desarrollaban las mujeres en el olivar era un trabajo duro que implicaba estar en el suelo durante horas para ir recogiendo y limpiando minuciosamente las aceitunas. Pero su jornada no terminaba ahí: después debían ir a casa, atender a la familia y realizar las labores del hogar. A pesar de contar con una importante presencia en el sector de la oliva, especialmente en el momento de la recogida, las mujeres deben hacer frente a varias problemáticas:
  • Por un lado, las crisis económicas, que tienen una repercusión directa sobre la empleabilidad femenina. Debido a la escasez de recursos para la contratación, las mujeres son las primeras descartadas para estos trabajos, ya que los hombres bastan para realizar estas labores.
  • Otro de los problemas es la mecanización del trabajo, a pesar de que el trabajo de recolecta (desempeñado fundamentalmente por mujeres) está escasamente mecanizado. Desde hace unos años, la recolección resulta más rentable mediante el barrido del suelo: la aceituna se amontona con escobillas metálicas y se arroja en espuertas de goma. Un trabajo de limpieza que anteriormente realizaban las mujeres en el campo. Estas máquinas limpian más eficientemente la aceituna, por lo que la presencia femenina ya no es necesaria.
  • Muchas empresas son familiares, por lo que se tiende a evitar la contratación de personal externo a la familia y se prefiere que el negocio vaya pasando de generación en generación.
  • La pobreza y el desempleo son otros de los factores que repercuten negativamente a este colectivo.

La mujer en el sector olivarero en el presente

Aunque tuvimos que esperar hasta 1996 para que los sueldos entre hombres y mujeres que trabajaban en el olivar se igualaran, en la actualidad podemos encontrar mujeres que lideran empresas y ocupan cargos de responsabilidad. En nuestro catálogo encontrarás productos de firmas con nombre de mujer como, entre otras muchas:
  • Rosa Vañó es la directora comercial de Castillo de Canena que, además, fue nombrada el año pasado como nueva presidenta de la Academia Andaluza de Gastronomía y Turismo.
  • Juana Roldán es la directora general de Basilippo desde 2015 y responsable de La Oleoescuela y el Departamento de Administración.
  • Lola Sagra es la gerente de Nobleza del Sur, una almazara que define el buen momento de los AOVE en la actualidad.
  • Lucía Matas es la representante de Almazaras de la Subbética.
Asimismo, queremos rendir un modesto homenaje a aquellas mujeres en cargos directivos y de responsabilidad que se encargan de reivindicar la importancia de los aceites españoles como por ejemplo:
  • Nieves Ortega es la directora de la revista Olimerca, una de las publicaciones más importantes del sector.
  • Teresa Pérez es la gerente de la Interprofesional del Aceite de Oliva desde 2008
  • Alicia Vives es la directora de la Interprofesional del Aceite de Orujo de Oliva.
  • Dolores Jiménez, directora general de Citoliva (Centro Tecnológico del Olivar).
  • Carmen Cristina de Toro, directora general de Industrias, Innovación y Cadena Alimentaria, órgano depeniente de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía.
A todas ellas, a todas vosotras: gracias por vuestro trabajo.